Las cámaras de vigilancia en zonas públicas

No es raro ver cómo en la calle hay cámaras de vigilancia instaladas para grabar las posibles malas acciones de los ciudadanos. Sin embargo, lo cierto es que graban toda la actividad que acontece, y esto muchas veces puede hacernos sentir vulnerables e indefensos en lo que a protección de datos se refiere.
Debemos estar tranquilos ya que estas cámaras se instalan por prevención de delitos y como prueba en el caso de que se cometa. Tan solo las Fuerzas de Seguridad podrán instalar este tipo de cámaras, lo mismo sucede con las que vemos en las carreteras, tan sólo la DGT tiene esa potestad. A las empresas de seguridad tan solo les está permitido grabar las zonas públicas si en ese espacio hay un local o zona en la que trabajan, como por ejemplo un garaje o aparcamiento privado.
Cuando en las calles o zonas públicas haya cámaras de vigilancia debemos ser informados de ello, al igual que debe notificarse a la Agencia Española de Protección de Datos (las comunidades de vecinos también están obligadas a hacerlo). Además, las imágenes deben bloquearse  como máximo en el plazo de un mes desde que fueron grabadas, puesto que una vez pasado este tiempo tan solo podrán acceder a ellas las administraciones públicas, jueces o tribunales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.